El fracaso de un proyecto imperialista o cómo Estados Unidos ha salido derrotado de Iraq

Pedro Rojo Pérez

La decisión del presidente Barack Obama de retirar las tropas estadounidenses de Iraq es la consecuencia final de una pérdida paulatina del control de Estados Unidos sobre los resortes de poder iraquíes; es el fin lógico de una ocupación mal planificada, tanto en lo militar como en lo social y lo político; es una derrota sin paliativos del proyecto estadounidense en Iraq. Estados Unidos se retira dejando al país sin visos de reconstrucción económica [1], anémico en lo político y controlado desde la sombra por su enemigo número uno: Irán.

Anuncios
Etiquetas: