Strauss-Kahn: El Sátiro y la vil moneda

Elsa Claro

No es imposible que Dominique Strauss-Kahn sea un maniaco sexual o uno de tantos sibaritas, pero con tantas historias de costuras semejantes, hay que dudar a la hora de vestir de ángel o demonio al otrora jefe del Fondo Monetario Internacional.

Anuncios
Etiquetas: