En Irak, la superpotencia fue impotente

Patrick Cockburn

Estados Unidos invadió Irak en 2003, en un alarde de fuerza posterior al 11-S, para probar que es la única superpotencia mundial. Pero lo que la guerra demostró es que Washington carece de poder político y militar para determinar el futuro de Irak. La nación que las tropas estadunidenses dejan atrás ha sufrido un grave daño político, económico y sicológico, como es de esperarse después de 30 años de guerra, guerra civil, sanciones y ocupación. Buena parte del daño fue obra de Saddam Hussein, pero mucho fue resultado de los esfuerzos estadunidenses por gobernar directamente el país.

Anuncios
Etiquetas: