El Estado recula. ¿Hacia dónde?

Luis Sexto


Aquellos que miren con un solo ojo, como el unicornio se defiende con un solo tarro, protestarán con el consabido insulto: ¡mentira!, cuando este articulista afirme que el Estado cede espacio en Cuba. Y aunque la calle Ocho se caliente, sin embargo, cede, aun en medio de pareceres opuestos. Poco a poco percibimos el avance de una nueva concepción que empezó con los derechos entregados al trabajo privado, embrión, a mi modo de ver, de un sector productivo y comercial que colaborará en la solución de los apremios domésticos de la ciudadanía.

Anuncios
Etiquetas: