Estar alertas…

Darío Machado Rodríguez


Cuando le regalaron a Barack Obama el premio Nobel de la Paz, a muchos se nos abrió la interrogante de lo que haría en lo adelante para ganárselo, todavía le dábamos en sus inicios el beneficio de la duda. Obama ha perdido en estos años más de una oportunidad para probar merecer el calificativo de defensor de la paz, pero en esta ocasión lo que debería hacer es devolver el premio, o quizá pedir que se instituya un Nobel del Cinismo y cambiarlo por el que le dieron.

Anuncios
Etiquetas: