Cuba: pequeño paseo con realidad y magia

Elsa Claro


Muchas empresas estatales, sobre todo del sector servicios, comienzan a entregarse en arrendamiento a sus actuales empleados u otros que se interesen. La opción comienza ya y algunos la asemejan a la experiencia puesta en práctica con salones de belleza y barberías o bases de taxis y microbuses que han venido funcionando, de hecho, con carácter de empresas privadas. El estado les entregó los recursos materiales y las instalaciones y los trabajadores asumen gastos, aportan fuerza de trabajo y se reparten los beneficios.

Anuncios
Etiquetas: