Un mundo fantástico (I)

Teodoro Santana


El problema de un régimen férreo de lavado de cerebro colectivo como en el que vivimos, es que los adoctrinadores terminan creyéndose su propia propaganda. Y cuando las cosas vienen mal dadas, su propia visión de las cosas –es decir, su ideología– no sólo no les permite da con soluciones adecuadas, sino que sus recetas empeoran la crisis y los arrastra cada vez más al abismo.

Anuncios
Etiquetas: