¡Guerra de clases, claro que sí!

Andrew Levine


No es nada nuevo que los políticos norteamericanos hagan uso del vocabulario político sin apenas prestar atención a su significado, o que su laxitud (e ignorancia) esté fuera de lo normal incluso para nuestra cultura política. Últimamente los republicanos han acaparado el protagonismo en este sentido. Continúan dando testimonio de su necedad y ahora identifican las blandengues reformas de Barack Obama en sanidad pública con, quién lo iba a decir, socialismo.

Anuncios
Etiquetas: