Un banco, una pandilla de ministros y unos tratados sin valor. Una breve fábula de la eurozona.

Mike Whitney

Pongamos que usted deseara construir un país nuevo, pero que ignorara todo acerca de las instituciones civiles, la burocracia o la historia. Lo que debería preocuparle sería tan solo crear un entorno que fuera bueno para los negocios, en donde el rigor presupuestario y los acuerdos comerciales fueran la ley de esta tierra.

Anuncios
Etiquetas: