Más allá de Libia: Todos somos bombardeados

Juan Carlos Camaño


Las transnacionales de la información-comunicación, atadas al oro, al sube y baja de las bolsas e implicadas en el robo de petróleo, empujan y empujan a sus periodistas más obedientes -y a novatos ignorantes- a tropezar nuevamente con la misma piedra: Gadaffi, el diablo, como ayer Sadan Husein -ejecutado- y el feroz Bin Laden -¿ejecutado?-.

Anuncios
Etiquetas: