El cuento chino de Vargas Llosa

Isidro Estrada


Mario Vargas Llosa ha estado en China. En Pekín encandiló a una multitud de académicos, hispanistas, reporteros de medios chinos y extranjeros, estudiantes chinos de español, así como a numerosos latinoamericanos y españoles residentes en la capital china. Por algunas horas, el escritor obró el milagro de juntar a una variopinta comunidad, que no suele congregarse fácilmente en esta tierra. Todos los que pudieron, acudieron al conjuro de su labia, con el aliciente de detectar en ella un apéndice de su pericia literaria escrita. Y lo logró.

Anuncios
Etiquetas: