Para el euro será muy difícil aguantar la bancarrota de toda la Península Ibérica

Andrei Fediashin


El efecto dominó continúa en la eurozona. Portugal está al bordo de la insolvencia, y el primer ministro en funciones de Portugal, José Sócrates, se vio obligado a solicitar a la Unión Europea (UE) ayuda financiera para superar la crisis de su deuda. Lisboa necesita al menos 85.000 millones de euros para evitar la suspensión de pagos. Esa solicitud ya se esperaba en Bruselas que no tardó en dar el visto bueno a esa ayuda.

Anuncios
Etiquetas: